First flight (1903)

Tiempo de lectura: 3 minutos

Wilbur y Orville Wright eran dos hermanos nativos de Dayton, Ohio. Entre otras cosas eran conocidos por fabricar, vender y reparar bicicletas. Un día en 1896 Wilbur contrae fiebre tifoidea y durante su convalecencia lee acerca del alemán Otto Lilienthal, un piloto de planeador que había fallecido recientemente en un accidente. La noticia y la historia de Lilienthal despertaron su interés en la aviación. Inmediatamente se propone leer e investigar acerca del vuelo, leyendo incluso el libro de locomoción animal de Étienne-Jules Marey (a quien también mencionamos en la historia de la fotografía de Muybridge). Este es el inicio del camino que para nuestros fines desemboca en la fotografía de esta entrada.

En 1900, después de mucho trabajo y con la mente puesta en realizar pruebas en el campo, Wilbur envía una solicitud al Sistema Meteorológico Nacional preguntando acerca de velocidades de viento a lo largo de los Estados Unidos. Al analizar los datos encontraron un lugar llamado Kitty Hawk en Carolina del Norte en el cual encontrarían las condiciones meteorológicas adecuadas. Además del viento, en el lugar había muchas dunas (llamadas Kill Devil Hills), una característica importante que minimizaba los riesgos de pérdidas materiales y humanas que los accidentes podían provocar.

PRIMER INTENTO

Después de varias visitas a Kitty Hawk, los hermanos Wright regresan en diciembre de 1903 con su aeroplano (el Wright Flyer) y lo llevan hasta la cima de la duna más grande (llamada Big Hill) con la ayuda de varias personas incluyendo un tal John Thomas Daniels, un hombre corpulento y con buen sentido del humor que trabajaba en lo que en la época era el precursor de la Guardia Costera de Estados Unidos. Para determinar quién sería el piloto hicieron un cara o cruz, siendo Wilbur el ganador. La primera prueba (el 14 de diciembre) terminó en un accidente y las reparaciones llevaron dos días en completarse.

John T. Daniels (segundo de izquierda a derecha)

EL GRAN DÍA

El 17 de diciembre los hermanos Wright regresaron a la duna para realizar una segunda prueba. Solo cinco personas más estaban presentes, incluyendo un adolescente fascinado con ese extraño aparato gigante. Daniels le comentó que en realidad se trataba de una trampa para patos, y que en pleno vuelo el piloto soltaría una red gigante con la cual los atraparía a todos.

Como Wilbur había fracasado en la primera prueba era el turno de Orville. A las 10:35 suelta la soga que detenía el aeroplano y es así como se convierte en el piloto del primer vuelo, que duró 12 segundos y recorrió 36 metros. Ningún pato fue lastimado durante las pruebas. Quien sí resultó herido fue el mismo Daniels, ya que después de cuatro pruebas y casi listos para realizar una quinta, una ráfaga de viento lo arrastró junto con el aeroplano. Milagrosamente no salió herido de gravedad, ya que los daños al Wright Flyer lo dejaron inservible después del suceso.

Korona V como la que se usó para tomar la fotografía

LA FOTOGRAFÍA

Los hermanos Wright eran muy meticulosos con la manera en que registraban todas sus actividades. Los registros incluían fotografías. Para ello usaban una cámara Gundlach Korona V de formato 5” x 7” con un disparador neumático. Debido a que ambos hermanos debían prestar toda su atención al aeroplano, Orville anteriormente posicionó la cámara sobre un trípode a unos 10 metros de donde terminaba la rampa, preparó el lente, la velocidad, la apertura, la composición y el enfoque y asignó a Daniels para que apretara el bulbo cuando el aeroplano estuviera en el aire. Daniels jamás en su vida había operado una cámara y la primera fotografía que tomó lo convirtió por defecto en uno de los fotógrafos más importantes de la historia.

Escultura de bronce a tamaño real representando el momento de la toma de la fotografía en el "Wright Brothers First Flight Centennial Memorial" en Kill Devil Hills, Carolina del Norte por el artista Stephen H. Smith*

*Vínculo al sitio del artista.

Fuente

McCullough, D. (2015). The Wright brothers. Nueva York, NY: Simon & Schuster

Deje un comentario