Lentes u objetivos (Parte 5)

Tiempo de lectura: 4 minutos

Una de las maravillas de las cámaras de lentes intercambiables es precisamente eso: su capacidad para aceptar lentes de distintas características. Por esta razón, una de las preguntas más comunes que escuchamos es: “¿qué lente debo comprar?” o alguna variante. Aclaro que la pregunta me parece interesante por la oportunidad que brinda para explicar y aclarar ciertos conceptos. No obstante, creo que la pregunta está mal formulada. Sería como preguntar: “¿qué curso en línea debería llevar para aprovechar mi tiempo?”. La respuesta no está en nuestros amigos, familiares o maestros, sino en nosotros mismos. En esta entrada ofrezco algunos consejos para que puedan resolver la duda por sí mismos.

Aunque técnicamente es posible tomar fotografías sin un lente (hablaré de esto en otra ocasión), éste es parte imprescindible del sistema (cámara y lente) de toma de fotografías. Es el ojo de la cámara y como tal, hay aspectos técnicos que dependen de él. Ejemplos de ellos son la nitidez, rendición de color y contraste hasta cierto punto, o aberraciones ópticas como las cromáticas o las distorsiones (de barril y de cojín). Aunque estas características pueden ser importantes a la hora de escoger un lente, no son las más importantes. Pero para comenzar a responder la pregunta de qué lente deberíamos comprar es necesario hablar de algunos de los tipos de lentes que existen.

TIPOS O CATEGORÍAS DE LENTES

Lentes angulares: lentes que nos dan un ángulo de visión muy amplio. Acá podríamos incluir a los “fish eye” u “ojo de pez” que nos pueden dar 180° de visión. Estos lentes nos pueden dar la opción de fotografiar a distancias pequeñas, con la desventaja de crear distorsión en nuestros sujetos.

Lentes fijos: lentes que solo poseen una longitud focal (8 mm, 35 mm, 50 mm, 85 mm, etc.). Usualmente poseen aperturas más grandes que los lentes zoom y también una mejor óptica, ya que poseen menos elementos en su estructura.

Lentes macro: erróneamente se les describe como lentes para fotografiar cosas muy pequeñas. La realidad es que sirven para tomar fotografías “normales” pero con la característica de que también nos permiten acercarnos mucho a nuestros sujetos, algo indispensable para fotografiar sujetos muy pequeños. Con estos lentes podemos lograr magnificaciones de 1:1 o más (una magnificación 1:1 es aquella en la cual el área que se proyecta sobre el sensor ocupa la misma área que el objeto físico, es decir, 1 cm2/mm2/pulg2 del sujeto ocupará 1 cm2/mm2/pulg2 en el sensor).

Lente normal: tal y como lo expliqué en la entrada anterior, no podemos hablar de longitudes focales y sus ángulos de visión sin referirnos también al tamaño del sensor. Un lente normal tiene una longitud focal con el mismo valor que la longitud diagonal del sensor. Ejemplos de lentes normales son 28 mm para cámaras APS-C Nikon, 43 mm (aunque históricamente se ha usado 50 mm) para cámaras full frame, 90 mm para cámaras 6×7 cms y 150 mm para cámaras 4” x 5”.

Lentes telefoto: acá existe un poco de desinformación. “Telefoto” es un diseño de lente en el cual su longitud física o real es menor a su longitud focal. El término correcto que aplica a la mayoría de casos sería “lente de enfoque largo” o de “focal larga”.

Telefotos y lentes de focal larga: lentes con ángulos de visión muy reducidos, pero con mucha magnificación a distancia (no confundir con la magnificación de los lentes macro). Estos lentes necesitan distancias de enfoque un poco más grandes, evitando las distorsiones que podemos encontrar a distancias pequeñas.

Lentes tilt-shift: lentes especiales con control de perspectiva y de plano de enfoque, muy utilizados en arquitectura.

Lentes zoom: los que poseen un rango variable de longitudes focales. Comparados con los fijos, no suelen tener aperturas muy grandes y, al estar fabricados con muchos elementos, tienen menor calidad de imagen.

Aparte de estas categorías, hay que tomar en cuenta tres características que nos ayudarán a tomar una buena decisión.

APERTURA

La apertura, como la palabra lo indica, es el agujero a través del cual entra la luz entra al sistema. Cuando tenemos una apertura físicamente grande entra más luz. Cuando tenemos una apertura físicamente pequeña entra menos luz. Todos los fabricantes de lentes anuncian la apertura máxima que el lente es capaz de conseguir.

LONGITUD FOCAL

Tal y como lo demostré en la entrada anterior, la longitud focal tiene efectos enormes sobre la composición. La longitud focal no solo nos da una idea del ángulo de visión, sino también de la magnificación en una fotografía.

MARCA/FORMATO

Aunque suena elemental, hay que asegurarse de que los lentes que deseamos sean compatibles con nuestra cámara. Marcas como Sigma, Tamron o Tokina (entre otros) fabrican los mismos lentes tanto para cámaras Canon como para Nikon u otras. No es raro confundirse y pedir por internet el equivocado por descuido o error. Por otro lado, sistemas como Nikon poseen dos líneas: una DX para sus cámaras APS-C y una FX para sus cámaras full frame. Si tengo una cámara FX y compro un lente DX, podría usarlo pero perdiendo mucha resolución, ya que el círculo de la imagen (como lo expliqué acá) es muy pequeño. La designación DX y FX aplica para lentes Nikkor/Nikon, por lo que si desean comprar un lente de otra marca para su cámara full frame de Nikon deben asegurarse de que será compatible.

¿QUÉ LENTE DEBO COMPRAR?

Como ya lo habrán notado, la gran variedad de lentes y de sus características no permite ofrecer una respuesta simple. El secreto es saber qué tipo de fotografía nos gusta o qué tipo de fotografías necesitamos tomar. ¿Me gustan los retratos? Un lente de una longitud focal larga me puede servir para estar a una distancia que evite distorsiones en el cuerpo y rostro de mis sujetos. ¿Necesito tomar fotos con poca luz? Aunque un trípode es indispensable para la toma de fotografía con cualquier lente, uno con aperturas grandes me puede ayudar a fotografiar de una manera más fácil y efectiva. ¿Quiero tomar paisajes? Aunque prácticamente cualquier lente me puede servir para esto, uno angular me podría dar ángulos de visión lo suficientemente amplios como para incluir primeros planos con riqueza y detalle.

Habiendo dado esta explicación extensa, mi respuesta resumida sería la siguiente: si aún no han adquirido un gusto o una necesidad específica, sigan fotografiando con el lente que ya poseen. No compren lentes solo porque alguien se los recomendó. Esa persona puede tener gustos y necesidades muy distintas a las suyas. En cambio, si ya tienen una idea de qué quieren o necesitan, evalúen las características técnicas que ya mencioné para tomar la decisión más informada posible. Y si necesitan más ayuda con este tema, no duden en dejar un comentario abajo o contactarnos directamente.

Deje un comentario