The horse in motion (1878)

Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Levantan los caballos al mismo tiempo las cuatro patas cuando galopan? La pregunta pareciera ser muy básica y la respuesta bastante obvia pero aún al observar a un caballo en pleno galope nuestra vista no es capaz de determinarlo. No fue sino hasta finales del siglo XIX que la fotografía ayudó a resolver esa incógnita de una vez por todas.

LOS PROTAGONISTAS

Leland Stanford fue un magnate y político estadounidense famoso no solo por su fortuna, sino por ser el fundador de la Universidad de Stanford entre muchas otras cosas. En la historia de la fotografía su aporte es haber organizado y financiado los esfuerzos para responder la pregunta con la que inicia esta entrada. Para responderla contrató los servicios de Eadweard Muybridge, uno de los fotógrafos más brillantes, influyentes y polémicos de la historia.

LOS PROBLEMAS

Como hemos mencionado en entradas anteriores, uno de los problemas que tenían los fotógrafos del siglo XIX era que sus emulsiones no eran lo suficientemente rápidas o sensibles como para tomar fotografías en centésimas o milésimas de segundo, algo necesario para congelar movimiento. Otro problema era que no existían obturadores automáticos como hoy en día. Los fotógrafos usualmente quitaban la tapadera del lente, contaban el tiempo, y luego lo tapaban cuando pensaban que la exposición estaba hecha. Además, las cámaras eran demasiado grandes, haciendo el proceso de toma de fotografías poco dinámico. Tampoco existían métodos para disparar la cámara de manera remota o instantánea. En resumen, Muybridge comenzó a trabajar necesitando tecnologías que aún no existían.

EL INICIO

La colaboración entre Stanford y Muybridge fotografiando caballos comienza con una fotografía que Muybridge tomó de “Occident” en movimiento. Dicha fotografía le dio cierta fama y prestigio pero prontamente fue acusado de haberla falsificado ya que en realidad se trataba de la fotografía de una acuarela que se había hecho a partir del negativo original. Además, el rostro del conductor fue pegado en la acuarela antes de que Muybridge tomara la fotografía [1]. Ese tipo de retoques y manipulaciones eran normales en la época, por lo que sería injusto acusarlo de manipulador en el sentido negativo de la palabra.

A partir de esta experiencia, Stanford estudió un libro del médico, científico y fotógrafo francés Étienne-Jules Marey (publicado en 1873) en el cual aportaba datos científicos (mas no fotográficos) que demostraban que de hecho los caballos sí elevaban brevemente las cuatro patas durante el trote [2]. Stanford (un apasionado de los caballos) necesitaba pruebas visuales para demostrar esta hipótesis y confirmar sus propias sospechas. Al leer el libro pensó no en tomar una sola fotografía como la de “Occident”, sino una serie completa mostrando todas las etapas del trote de un caballo.

LA(S) FOTOGRAFÍA(S)

Luego de resolver los problemas de los que ya hablamos usando muchas cámaras (doce en total) y un cobertizo especial para ellas, nueva tecnología para los disparadores que incluía electricidad, modificación de la pista para mejorar el contraste en los negativos y mejoras a la sensibilidad de las placas entre otras cosas, Muybridge estaba listo para demostrar su técnica ante el público. Para ello, Stanford convocó a un contingente de medios de comunicación un 15 de junio de 1878 para que presenciaran el proceso en vivo. Mientras los caballos corrían y eran fotografiados, Muybridge se apresuraba a revelar las placas y mostrar casi en tiempo real los resultados [1]. El éxito fue rotundo. Los pintores se percataron de que el movimiento que le daban a los caballos en sus pinturas era incorrecto. Muybridge obtuvo fama y admiración en Estados Unidos y Europa. La prensa reconocía la importancia del momento. Uno de los medios presentes, Sacramento Daily Union, escribió que “La hazaña realizada por Muybridge… es solo superada por el descubrimiento del teléfono y el fonógrafo como una de las maravillas de nuestra época…” [3].

Más tarde, Stanford publicó un libro acerca del movimiento de los caballos utilizando las fotografías de Muybridge para ilustrarlo [4]. Dicha publicación deterioró de manera definitiva la relación entre los dos, ya que Stanford no dio los créditos adecuados al fotógrafo y éste levantó dos demandas contra Stanford y los editores del libro ya que la omisión provocó acusaciones de plagio en contra de Muybridge entre otros daños. Muybridge perdió ambas demandas [5].

EL PRÓXIMO (Y EVIDENTE) PASO

Las secuencias de fotografías fueron la base para la siguiente iteración en su uso: dar la impresión de movimiento. Para ello, Muybridge construyó un aparato (zoogiroscopio, luego llamado zoopraxiscopio) que era capaz de proyectar las imágenes en secuencia para darles vida. Con él realizó en 1880 la primera proyección de imágenes en movimiento en la historia usando la secuencia de caballos [6], convirtiéndose así en el padre del cine.

"The Horse in Motion" mostrando a la yegua Sallie Gardner en pleno trote

Fuentes

[1] Braun, M. (2010). Eadweard Muybridge. Londres, UK: Reaktion Books

[2] Marey, E. J. (1873). La machine animale: locomotion terrestre et aérienne. Paris: Librairie Germer Baillière

[3] Photographing by aid of electricity: how a trotting horse appears when at a 2:20 gait. (1878, 18 de junio). Sacramento Daily Union. Volumen 7, Número 103, p. 1. Recuperado de: https://cdnc.ucr.edu/?a=d&d=SDU18780618.2.4&e=——-en–20–1–txt-txIN——–1

[4] Stillman, J. D. B., Stanford, L. (1882). The horse in motion : as shown by instantaneous photography : with a study on animal mechanics founded on anatomy and the revelations of the camera : in which is demonstrated the theory of quadrupedal locomotion. Boston, MA: James R. Osgood and Company

[5] Shimamura, A. P. (2002). Muybridge in Motion: Travels in Art, Psychology and Neurology. History of Photography. 26:4, 341-350

[6] Bell, G. (1975). The First Picture Show. California History, 54(2):125–138.

Deje un comentario