Introducción al formato grande (Parte 2)

Tiempo de lectura: 4 minutos

Primera parte

En esta segunda entrada, veremos las ventajas y desventajas más notables del formato grande.

VENTAJAS

Tamaño: hay una regla en fotografía que siempre se cumple, y es que entre más grande sea la película/sensor, mejor calidad tendrá la fotografía (usando buenos lentes, claro). Por lo tanto, la calidad que brinda el formato grande, aún en su tamaño más pequeño (4×5”), es superior a cualquier otro formato menor. Esta calidad se observa en la nitidez, tonalidad y grano de la imagen.

Calidad de lentes: ya que mencionamos a los lentes, los de formato grande suelen ser mejores que cualquier lente de formatos menores. En óptica, la calidad de una imagen es siempre mejor al centro del círculo de la imagen. Los lentes de formato grande tienen círculos de imagen muy amplios, por lo que la imagen proyectada sobre la película suele situarse dentro del área con mejor calidad.

Revelado: como lo mencionamos en la entrada anterior, el formato grande se trabaja con placas, y esto permite el revelado individual de cada fotografía, algo importante a la hora de trabajar el sistema de zonas y/o procesos de push y pull.

Varios tipos a la vez: siempre hablando de placas, estas permiten la toma de fotografías de varios tipos (blanco y negro, color positivo, color negativo, diferentes ISOs) uno tras otro sin la necesidad de terminar o sacrificar un rollo.

Movimientos: el fuelle de las cámaras de formato grande (principalmente las monorail) permiten una serie de movimientos que nos ayudan a jugar con la geometría, perspectiva, profundidad de campo, corrección de verticales y el plano de enfoque, algo casi imposible en otro tipo de cámaras.

Macro: relacionado con el fuelle, prácticamente todas las cámaras de formato grande pueden de manera intrínseca, y con cualquier lente, darnos la oportunidad de tomar fotografía macro sin accesorios o lentes especiales. Sin embargo, solo es útil si nuestro sujeto no se mueve, ya que estaremos usando largas exposiciones si no usamos cantidades grandes de luz.

Escaneo: al poseer mayor tamaño, las placas son más fáciles de escanear a altas resoluciones, dando archivos digitales de una calidad inmejorable en un flujo de trabajo híbrido.

DESVENTAJAS

Ampliaciones analógicas: aunque el proceso es prácticamente el mismo que para formatos más pequeños, las ampliadoras tradicionales suelen estar diseñadas para 35 mm o formato medio (con un poco de suerte). Las que alcanzan tamaños de 4×5” o más son un poco más caras o difíciles de conseguir.

Equipo: con la mayoría de cámaras 35 mm lo único que necesitamos para fotografiar es película. En formato grande, la labor se dificulta ya que necesitamos equipo como: metro (medir distancias de fuelle y hacer compensaciones de exposición), calculadora o tablas para calcular la compensación de exposición, lupa para enfoque, exposímetro(s), portaplacas, porta filtros, filtros, bolsas a prueba de luz para poner/quitar película de los portapalcas en el campo, trípode (es prácticamente imposible tomar fotografías sin uno, especialmente para las cámaras monorail), tela negra para bloquear la luz del visor, disparador (opcional, pero MUY útil), bolsas/cajas para cargar todo, bandejas/tanques especiales para revelado y ampliadora especial para formato grande.

Revelado: es muy fácil llevar un rollo 35 mm o incluso de formato medio a un lugar para revelado. Sin embargo, en formato grande las opciones disminuyen o simplemente no existen dependiendo del lugar donde uno viva. Por lo tanto, usar formato grande va a requerir de conocimientos de revelado y cuarto oscuro que, de no tenerlos, representan un obstáculo a la hora de adentrarnos en este formato.

Precio: el formato grande no es barato. Los precios altos se ven con las cámaras, los lentes, los accesorios (incluyendo repuestos), película, trípodes, cabezas de trípodes y otros.

Profundidad de campo: los lentes al ser más grandes poseen aperturas que físicamente son muy grandes y esto se traduce en poca profundidad de campo. Estéticamente se ve maravillosa, pero esto se traduce en problemas al enfocar, ya que pequeños errores en el enfoque pueden arruinar completamente la fotografía. Es por esta razón que la toma de retratos suele ser un poco difícil en formatos grandes. Si nuestro sujeto se mueve centímetros o milímetros de la distancia de enfoque, el retrato saldrá desenfocado. Podemos ver el mismo problema en fotografía digital cuando tratamos de tomar fotografías a aperturas de f/1.2 o f/1.4.

Géneros/sujetos limitados: debido a sus características, el formato grande no se presta para ciertos tipos de fotografía, como deportes o géneros que requieran velocidades o enfoques rápidos. Como ya mencionamos, los retratos se dificultan, ya que los sujetos siempre se van a mover desde el momento en el que el fotógrafo enfoca hasta que finalmente acciona el obturador. Como solemos utilizar aperturas físicamente pequeñas para obtener más profundidad de campo, muchas veces estamos usando velocidades lentas, lo cual puede ser una desventaja dependiendo de lo que necesitamos. Finalmente, en formato grande no vamos a encontrar lentes con longitud focal muy grande, algo que limita las fotografías que podemos tomar.

Proceso largo: el proceso de tomar una fotografía suele ser muy pausado y se necesita experiencia y concentración para no cometer errores que puedan arruinar la fotografía. Las cámaras de formato grande no suelen tener mecanismos que nos impidan cometer ciertos errores, como sí los hay en cámaras de formato medio. Los errores suelen observarse cuando ya es muy tarde para corregirlos.

Polvo y rayones: al poseer mucha área, las placas atraen mucho polvo y por el mismo tamaño, el manejo hace muy difícil no rayarlas accidentalmente.

Tercera parte.

Deje un comentario