Autoportrait en noyé (1840)

Tiempo de lectura: 2 minutos

Este cadáver que ven ustedes es el del Señor Bayard, inventor del procedimiento que acaban ustedes de presenciar, o cuyos maravillosos resultados pronto presenciarán. Según mis conocimientos, este ingenioso e infatigable investigador ha trabajado durante unos tres años para perfeccionar su invención. La Academia, el Rey y todos aquellos que han visto sus imágenes, que él mismo consideraba imperfectas, las han admirado como ustedes lo hacen en este momento. Esto le ha supuesto un gran honor, pero no le ha rendido ni un céntimo. El gobierno, que dio demasiado al Señor Daguerre, declaró que nada podía hacer por el Señor Bayard y el desdichado decidió ahogarse. ¡Oh veleidad de los asuntos humanos! Artistas, académicos y periodistas le prestaron atención durante mucho tiempo, pero ahora permanece en la morgue desde hace varios días y nadie le ha reconocido ni reclamado. Damas y caballeros, mejor será que pasen ustedes de largo por temor a ofender su sentido del olfato, pues, como pueden observar, el rostro y las manos del caballero empiezan a descomponerse.

H. B. 18 de octubre de 1840

Después de Niépce, Florence y Daguerre, Hippolyte Bayard fue el cuarto pionero francés de la fotografía. Bayard, a través de François Arago, estuvo en una carrera hombro a hombro con Daguerre para que su invento fuera reconocido oficialmente por el gobierno Francés [1]. Sin embargo, gracias a sus conexiones, su habilidad para las relaciones públicas (y al engaño de Arago), Daguerre fue el único recipiente de la ayuda gubernamental (junto con el hijo de Niépce, Isidore). Esto provocó enfado y desilusión en Bayard, inspirándolo para realizar este autorretrato y el texto citado a modo de protesta.

Autorretrato en 1847

No obstante, Bayard es reconocido como el primero en otros aspectos. Fue el primer fotógrafo en la historia en tener una exposición fotográfica (en beneficio a las víctimas del terremoto de 1839 en Martinica) [2]. Y con respecto a esta foto, fue el primero en realizar una fotografía conceptual y el primero en realizar el primer engaño fotográfico.

Fuentes

 

[1] Szarkowski, J. y Oldenburg, R. E. (1992). Photography Until Now. Nueva York, NY: Little Brown & Co.

[2] Hannavy, J. (Ed.). (2008). Encyclopedia of nineteenth-century photography Volume 1.  Nueva York, NY: Routledge

Deje un comentario