A Harvest of Death, Gettysburg, Pennsylvania (1863)

Tiempo de lectura: 3 minutos

La historia inicia con Mathew Brady, un reconocido fotógrafo que retrató a numerosos presidentes estadounidenses, incluyendo a Abraham Lincoln [1]. Estos retratos le generaron mucho prestigio y admiración. Esto, junto con su ambición y visión lo llevaron a organizar la documentación fotográfica de la Guerra de Secesión [2], uno de los proyectos documentales más importantes en la historia fotográfica. Aunque también tomó fotografías, el trabajo principal fue llevado a cabo por otros fotógrafos, entre ellos Timothy O’Sullivan y Alexander Gardner, los principales protagonistas de esta fotografía. Debido a su condición de empleados, el crédito final de todas las fotografías era para Brady. Esto provocó discrepancias entre él y Gardner y este último optó por renunciar y trabajar por su cuenta, llevándose a varios fotógrafos del estudio de Brady.

Ya con su propio estudio, Gardner y sus asistentes continuaron documentando la guerra. En 1863 viajaron a Gettysburg en cuanto obtuvieron noticias de la batalla que ahí se había librado días antes. Llegaron junto con la Comisión Cristiana, cuya misión después de las batallas era tratar a los heridos y brindar apoyo espiritual a los moribundos. La idea de Gardner era fotografiar soldados muertos, no heridos, ya que quería provocar una respuesta emocional fuerte en el espectador. Caminando en el área observaron un cadáver y decidieron moverlo para obtener una mejor fotografía [3]. El resultado es la fotografía “The home of a rebel sharpshooter”:

Otra de las fotografías que tomaron se titula “Field Where General Reynolds Fell. Battle-Field of Gettysburg” que se muestra a continuación. Según Gardner muestra a soldados de la Unión.

Entre las muchas fotografías que tomaron también está la destacada en esta entrada, tomada por Timothy O’Sullivan e impresa por Gardner. Publicada en el Volumen I de su libro “Gardner’s photographic sketch book of the war”, acerca de ella escribió lo siguiente:

Poco a poco, sobre los neblinosos campos de Gettysburg -todos renuentes a exponer a la luz sus horribles horrores- llegó la mañana sin sol, después de la retirada del destrozado ejército de Lee. A través de los vapores sombríos se presentó una “cosecha de muerte”; cientos y miles de soldados de la Unión y de los rebeldes -aunque muchos de los primeros ya estaban enterrados- esparcidos sobre el terreno de batalla, ahora tranquilo, empapado por la lluvia, que durante dos días había empapado el país con sus lluvias torrenciales.

Una batalla ha sido a menudo objeto de una descripción elaborada; pero puede ser descrita en una simple palabra, ¡diabólica! y los muertos distorsionados recuerdan las antiguas leyendas de hombres despedazados por el salvaje desenfreno de los demonios. Barridos sin preparación, los cuerpos destrozados caen en todas las posiciones imaginables. Los rebeldes representados en la fotografía están sin zapatos. Éstos siempre fueron quitados de los pies de los muertos debido a la necesidad apremiante de los sobrevivientes. Los bolsillos volteados al revés también muestran que la apropiación no cesó con las cubiertas de los pies. Alrededor está esparcida la basura del campo de batalla, pertrechos, municiones, trapos, tazas y cantimploras, galletas, morrales, etc., y cartas que pueden decir el nombre del dueño, aunque la mayoría seguramente será enterrada como desconocidos por extraños, y en una tierra extraña. Asesinados en los frenéticos esfuerzos por romper las firmes líneas de un ejército de patriotas, cuyo heroísmo sólo superaba en motivos a los suyos, pagaron con su vida el precio de su traición, y cuando terminó el malvado conflicto, encontraron tumbas sin nombre, lejos de sus hogares y de sus parientes.

Esta imagen transmite una moraleja útil: muestra el horror en blanco y la realidad de la guerra, en oposición a su pompa. ¡Aquí están los terribles detalles! Que ellos ayuden a prevenir que otra calamidad caiga sobre la nación [4].

Según el texto, estos soldados eran confederados. No obstante, estas últimas dos fotos muestran a los mismos soldados pero desde distintos ángulos [5]. Este, junto con el ejemplo de “The home of a rebel sharpshooter”, muestra que estos “engaños” eran comunes. Esta situación ya la habíamos mencionado con las fotografías de guerra de Fenton. Es probable que la intención de estos fotógrafos no era engañar, pero algo como esto sería inaceptable en el panorama fotoperiodístico actual.

Para finalizar, hay que recordar que esta batalla fue clave en la victoria sobre los confederados. También fue el escenario del famoso (y también muy corto) discurso que Lincoln ofreció en memoria de los soldados caídos de la Unión. Sus palabras han tenido tanta resonancia que incluso la Constitución Francesa vigente posee la traducción de su frase “… government of the people, by the people, for the people…” [6].

Fuentes:

 

[1] Wilson, R. (2013). Mathew Brady: Portraits of a Nation. Nueva York, NY: Bloomsbury

[2] Hillstrom, K. y Hillstrom, L. C. (2000). American Civil War: Biographies. Farmington Hills, MI: U•X•L

[3] Pistor, N. J. C. (2017). Shooting Lincoln : Mathew Brady, Alexander Gardner, and the race to photograph the story of the century. Nueva York, NY: Da Capo Press

[4] Gardner, A. (1866). Gardner’s photographic sketch book of the war Vol. I. Washington D.C.: Philp & Solomons

[5] Snyder, J. (2014). The “Make-Believe” War: Necessary Fictionalization in Alexander Gardner’s Photographic Sketch Book of the Civil War. War, Literature & the Arts. 26: 1-23.

[6] Texte intégral de la Constitution du 4 octobre 1958 en vigueur. Recuperada de https://www.conseil-constitutionnel.fr/le-bloc-de-constitutionnalite/texte-integral-de-la-constitution-du-4-octobre-1958-en-vigueur

Deje un comentario